LOS PELIGROS DEL VIENTO EN LA MONTAÑA: MEDIDAS PREVENTIVAS

deportes diagonal ropa y calzado y material de senderismo montaña trekking escalada-LOS PELIGROS DEL VIENTO EN LA MONTAÑA MEDIDAS PREVENTIVAS

LOS PELIGROS DEL VIENTO EN LA MONTAÑA: MEDIDAS PREVENTIVAS

Cada vez hay más días ventosos en la montaña: cómo evitar sus peores efectos.
Nunca está de más revisar las predicciones meteorológicas antes de salir a la montaña, si el viento es de más de 60 km/h ten cuidado donde te metes.

Para ver la predicción de vientos puedes acudir a multitud de webs, nosotras te recomendamos aemet. Y algo más interesante, si quieres tener datos históricos de tu zona puedes visitar esta fabulosa base de datos.

 

FORROS POLARES Y CAMISETAS REGATTA: DISEÑADOS PARA USO DIARIO O EXCURSIONES AL AIRE LIBRE

 

CÓMO SE FORMAN LOS VIENTOS

El viento suele definirse como un flujo de aire a gran escala, sencillamente quedémonos con la idea de que el viento es en sí aire en movimiento, de origen natural.

Como la superficie de nuestro planeta se compone de numerosas formaciones de tierra, roca y agua, la Tierra absorbe la radiación solar de manera desigual. Existen dos factores de vital relevancia para especificar las condiciones del viento, la velocidad y la dirección.

Los vientos se originan como consecuencia de las diferencias en la presión atmosférica y estas diferencias se producen por las distintas temperaturas en el aire. El aire frío tiende a desplazarse hacia abajo, mientras que el aire caliente se desplaza hacia arriba.

Cuando una masa de aire se calienta, se eleva el aire más frío y pasa a ocupar su lugar. Esto provoca el movimiento de aire (lo que llamamos viento). El viento es producido por causas naturales y existen algunos vientos que son bien conocidos y que participan del ciclo natural que regula la atmósfera.

También se producen vientos de manera más global, según la latitud. Por ejemplo, entre el ecuador y los polos hay mucha diferencia de temperaturas, y esto provoca un movimiento de aire muy grande caracterizado por producir vientos estacionales, monzones o tormentas que todos los años, más o menos para la misma fecha.

Otros factores que influyen en el viento se dan por ejemplo en zonas costeras, donde la brisa marina y los ciclos de las mareas pueden alterar los vientos locales. En zonas montañosas o con un relieve variado, las montañas y las brisas del valle influyen en los vientos. También influye la rotación del planeta que hace que el aire se mueva en un fenómeno llamado efecto de Coriolis.

 

¿QUÉ PASA CON EL VIENTO QUE PARECE QUE CADA DÍA HAY MÁS EN MONTAÑA?

En estos últimos años quienes salimos con frecuencia a la montaña hemos notado un aumento considerable de las jornadas con viento a lo largo del año.
Y atentos al dato, que sobre todo hay aumento de su velocidad.
A nivel mundial están aumentando, tras una treintena de años de decrecimiento, los valores registrados en gran número de países. César Azorín-Molina, del Centro Mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en España ya explicó a la cadena informativa británica BBC en 2019 que “La causa principal del aumento de la velocidad del viento está asociada a cambios en la circulación atmosférica y ciclos que ocurren en las oscilaciones atmósfera-océano “.

Aunque en 2005 se alcanzaron records históricos de viento en enclaves españoles muy característicos (por ejemplo en el tinerfeño Pico del Teide más de 250 km/h), ha sorprendido los 180 km/h de Panticosa en enero de 2021, una velocidad realmente alta para un terreno situado a “sólo” 1.200 metros de altitud. Y es que los expertos mundiales avisan de que al menos durante los próximos 10 años se prevé un incremento generalizado en casi todo el planeta de la velocidad del viento.

El mes de marzo está considerado como el más ventoso del año en casi toda España, con especial incidencia en la cornisa cantábrica y en las cimas de la mayoría de la montañas peninsulares.

 

VESTIMENTA Y SOLUCIONES PARA EL FRÍO QUE DE VERDAD FUNCIONAN: Y TRUCOS

 

CLASIFICACIÓN DE LOS VIENTOS EN MONTAÑA

En el mundo de la construcción se evita trabajar en tejados y cubiertas cuando el viento supera los 50 km/h, un valor que también nos debe hacer reflexionar sobre cuál es el límite razonable para encontrarse en un terreno complicado de montaña y que posiblemente debe alertarnos a partir de los 30 km/h.

La Agencia Estatal de Meteorología establece tres niveles de alerta y ya desde el más bajo (color amarillo que advierte rachas de más de 60 km/h) deberíamos evitar actividades por laderas no resguardadas y transitar por bosques, siendo los niveles naranja y rojo los vinculados a rachas de 90 y 120 km/h que incluso ponen en peligro la conducción en carretera, tanto por la estabilidad del automóvil como por la aparición de objetos en la calzada.

Para quienes vamos a la montaña, las molestias suelen empezar en torno a los 30 km/h por sensación de frío si no se va adecuadamente vestido, a partir de los 60 km/h si estamos caminando o incluso simplemente pernoctando en una tienda de campaña –sólo las mejores aguantarán los 100 kg de presión sobre las paredes del doble techo- y a partir de 90 km/h el peligro puede proceder de la imposibilidad de caminar o de la caída/arrancamiento frecuente de árboles.

LOS PELIGROS DEL VIENTO EN EL SENDERISMO Y TREKKING EN LA MONTAÑA

Un viento más fuerte de lo esperado, habitualmente comprendido entre los 30 y los 50 km/h, implica:

  1. Sensación térmica de enfriamiento: estando a unos aparentemente inofensivos +5ºC y con viento de 40 km/h la sensación será de -10ºC. A -5ºC, una cifra habitual en la alta montaña invernal durante las primeras horas de la mañana, las rachas de 40 km/h nos “transportarán” a los -25ºC, una temperatura muy peligrosa si no vamos muy bien equipados.
  2. Prisas por salir del tramo venteado, lo que puede implicar forzar el ritmo de avance o intentar coger atajos peligrosos.
  3. Disminución del campo visual, ya sea por golpeo lateral de la capucha de la chaqueta en la cara o por caminar con la cabeza agachada para protegernos, sin anticipar la existencia inminente de algún obstáculo peligroso, como una placa de hielo o un precipicio.
  4. Empeoramiento súbito de la habilidad de sujeción de objetos, al enfriarse en exceso las manos cuando no llevamos guantes o resultan insuficiente. Puede conllevar  desaparición de un mapa, caída de  un teléfono móvil, soltar un piolet, que se vuele la ropa de abrigo que estamos intentando ponernos luchando contra el aire y hasta un sitio inalcanzable…
  5. Pérdida repentina del equilibrio corporal mientras se camina por un sendero,se trepa por unas rocas o se remonta una ladera nevada.

Si el viento supera los 30km/h es importante evitar pasar por debajo de grandes paredes verticales. Un pequeño desprendimiento en la parte más alta puede provocar un buen susto si no se lleva casco. Por ejemplo, una pequeña china de 50 gr que cae desde 100 metros de altura cuando llega al suelo va a unos 150 km/h. (Puede que me equivoque en el calculo, pero os aseguro que hace daño.)

Para predecir si caen piedras de una pared a la que nos acercamos hay que fijarse en la dirección del viento. También te servirá para predecir aludes.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS

Entre las acciones más aconsejables y no siempre más seguidas están:

  • Consultar el viento en altura que dan las predicciones específicas de meteorología de montaña que existen en internet.
  • No salir con gente inexperta si dan rachas de viento de más de 30 km/h e incluso desistir del plan original cuando en las cimas se prevé más de 50 km/h.
  • Cambiar de ladera si la elegida inicialmente recibe vientos fuertes directos y por supuesto descender a cotas más bajas si no amainan a lo largo del día.
  • – Recordar que un viento en calma al aparcar el coche no conlleva necesariamente tranquilidad en altura. La advertencia de que los vientos “de abajo” pueden duplicarse en altura suelen quedarse cortas ; en el caso de montañas cercanas a grandes núcleos urbanos, la sensación de protección es ilusoria, con vientos de apenas 20 km/h en Madrid-capital los excursionistas se han topado en casos extremos con hasta 160 km/h en aparcamientos tan concurridos como el del Puerto de Navacerrada.
  •  No olvidar en casa una chaqueta impermeable de buena calidad, cuyo tejido siempre será más cortaviento que el de un forro polar tipo windstopper o prenda softshell. Las mejores chaquetas para lluvia y viento , a menudo con membrana de teflón, cortan el viento hasta los 100 km/h frente a los 60 km/h de chaquetas más económicas con inducción de poliuretano o forros con inserción windstopper.
  •  Llévate 2 bastones, refuerzan tu equilibrio y no son una opción los días de viento ¡son obligatorios! Eso sí: evita utilizar las correas de sujeción, pues al aumentar el viento las posibilidades de caer tus dedos pueden quedar atrapados y lastimarse.

 

CORTAVIENTOS: CUÁL TE CONVIENE MÁS Y EL RESULTADO REAL

¡Oferta!

Forros Polares y Sofshell

SOFTSHELL YARE IV REGATTA

36,00 IVA incluido
¡Oferta!

Forros Polares y Sofshell

SOFTSHELL YARE IV REGATTA

36,00 IVA incluido
deportes diagonal ropa y calzado y material de senderismo montaña trekking escalada-LOS PELIGROS DEL VIENTO EN LA MONTAÑA MEDIDAS PREVENTIVAS
deportes diagonal ropa y calzado y material de senderismo montaña trekking escalada-LOS PELIGROS DEL VIENTO EN LA MONTAÑA MEDIDAS PREVENTIVAS

 

Gracias revistaoxígeno!!

SUDADERAS Y PANTALONES

¡Oferta!
¡Oferta!

Forros Polares y Sofshell

SOFTSHELL YARE IV REGATTA

36,00 IVA incluido
27,00 IVA incluido
27,00 IVA incluido
27,00 IVA incluido
27,00 IVA incluido
54,00 IVA incluido
99,00 IVA incluido
99,00 IVA incluido
¡Oferta!
48,00 IVA incluido